viernes, 8 de julio de 2011

Por siempre Mío


Déjame sentirte mio una ultima vez mi amor,
Deja que mis manos toquen tu cuerpo despacio,
Dulcemente deslizando este amor en tus labios,
Verme tendida entre tus brazos, sintiéndote cerca.

Quiero que esta noche dure por siempre mi amor,
Que sean tus caricias las que despierte el deseo,
Que con cada uno de tus besos quemes mi piel,
Deja en mí tu huella imborrable, que no te olvide jamás.

Hazme olvidar mi vida, mi pasado, mi existencia,
Hipnotiza mi ser con tu mirada, mantenme rendida,
Que no tenga voluntad, que no pueda luchar contra ti,
Que sean tus dedos los que marquen el camino esta vez.

Ya no hay vuelta atrás, no podemos regresar el tiempo,
Estamos de nuevo en la misma situación de antes,
Luchando contra lo que llevamos dentro, yo me rindo,
Me dejo caer en los brazos de la pasión y el deseo de ti.

Siempre me han preguntado si hay diferencia alguna,
Entre tener sexo solamente y hacer el amor, es simple,
Hacer el amor es entregarse más allá del cuerpo, de la piel,
Es entregar el alma y el corazón en cada caricia, en cada beso.

Puedo decir con toda la seguridad del mundo que es así,
Tan maravilloso y exquisito sentirte tan cerca de mí,
Tus caricias, tus besos, la manera en que me miras, me amas,
Eso lo sé por seguro, porque yo también siento lo mismo al tenerte.

Quisiera decir que el amor se expresa con cariños solamente,
Pero sé que mentiría pues la mayor entrega se da a solas,
Cuando los cuerpos se funden en uno, dejando escapar el amor,
Dejando ver un sentimiento transformarse en algo físico tan fascinante.

Mi alma, mi mente, mi corazón y mi cuerpo claman por ti,
Si supieras las muchas noches en que extraño tu compañía,
Sentir tus manos en mis caderas, verte oler mis cabellos,
Sentir que la soledad infinita que me cobija desaparece de repente.

No hay manera de escapar a la realidad que nos domina,
Estamos varados en la misma isla de siempre, odiándolo todo,
Queriendo cambiar el universo, transformarlo en algo nuestro,
Queriendo destruir la realidad que nos mantiene tan separados.

Quiero pertenecerte a ti solamente por toda la eternidad,
Que sea tu mano la que toma cada día de mi vida, por siempre,
Que sean tus besos los que me enmudezcan, me envuelvan,
Que sea mío tu cuerpo, tu alma, tu corazón, todo tu ser me pertenezca.

Solo anhelo el día en que mis ojos se posen en tu rostro,
Mis manos temblorosas acariciando tus mejillas, tu pelo,
Dejando a mi corazón hablar en un último beso, una última caricia,
Que no tenga que seguir anhelándote y te tenga por siempre mío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario